top of page

Cómo aceptar la pérdida de un ser querido


Una de las vivencias más dolorosas y difíciles que puedes afrontar como ser humano, es la de aceptar la pérdida de un ser querido.


Es por eso que NotiCristo ha preparado tres consejos prácticos y sencillos, para que puedas superar ese sentimiento de vacío, y esa sensación de pérdida que sientes en el alma, por causa de la partida de tu ser amado.


SOBRELLEVANDO EL DOLOR


La vida tiene sus etapas. Naces, creces, te desarrollas, cumples tu propósito, te reproduces, y un día, de manera inevitable, mueres. La muerte conlleva la dolorosa separación de personas que se aman. Ante esa realidad ¿Qué puedes hacer? ¿Cómo equilibrar emocionalmente la pérdida? ¿Cómo sobrellevar el dolor?

En la Biblia, hay varios personajes que enfrentaron esta realidad dolorosa, y consejos que se pueden tomar en cuenta en tales momentos. Pero una expresión que destaca, es lo que dijo Pablo a los Tesalonicenses, tocante al sentimiento generado por la separación:

Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza…” (1 Tesalonicenses 4:13)

Partiendo de este texto, hay al menos 3 claves que pueden ayudarte a aceptar lo inevitable:



1. Entiende el proceso.


Pablo dijo: “No queremos que ignoren acerca de los que duermen…”


Ignorar las verdades espirituales acerca de los que mueren, incrementa el dolor de la pérdida, porque exacerba los sentimientos de desasosiego, angustia y desesperanza en el corazón.


Por eso lo primero que necesitas entender de cara a la muerte de un ser amado, es el doble proceso que se está enfrentando: Por un lado, lo que va a pasarle al fallecido más allá de la muerte, y por el otro, lo que va a pasar contigo, en tu proceso de dolor.


La afirmación Paulina es: Si conocen lo que está sucediendo, tendrán esperanza, y eso puede atenuar el dolor de la pérdida. Saber que en Cristo hay vida aún más allá de la muerte, te provee de una perspectiva que puede atenuar el dolor de la ausencia.


Pero también es bueno que entiendas tu proceso de dolor en las diferentes etapas de tu duelo, primero experimentarás confusión, y hasta es posible que ira o enojo; te parecerá increíble el hecho, y tenderás a no aceptar la realidad, negándola. Luego, el dolor y la culpa lastimarán tu corazón, produciendo una honda tristeza.


Cuando por fin empieces a aceptar la realidad, será el momento en que se restaure tu funcionamiento normal, y aunque es posible que el dolor, y el sentimiento de pérdida permanezcan durante un tiempo más, ya estarás capacitado para empezar a sanar.

2. Expresa tu dolor


Pablo dijo:para que no os entristezcáis como los otros…”


Es normal sentir dolor ante la pérdida de un ser querido. Es natural el sentimiento de profunda tristeza. Por ende, lo más sensato es no negar lo que sientes, y darle rienda suelta a la expresión de tu dolor.


Es posible que en medio de la confusión, te recrimines por llorar con tanto desconsuelo, pero para drenar tus emociones lastimadas, hazlo el tiempo que sea necesario. Llora, exprésate, haz los rituales necesarios. Expresa el dolor, no lo calles, necesitas verbalizar los sentimientos.


Es posible que en medio de la circunstancia de luto, te reproches por no haber hecho más para evitar la muerte, por no haber aprovechado mejor el tiempo, o simplemente por no despedirte adecuadamente.


Si es así, es recomendable escribir. Escribe una carta a la persona que se fue, pidiéndole perdón, despidiéndote de la manera en que te hubiera gustado, o expresándole sinceramente lo que sientes.


3. Renueva la esperanza por medio de la fe

Pablo dice que hay una razón para que se incremente la tristeza: La desesperanza. Él dijo: “Para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza…”

Cuando Jacob recibió la túnica ensangrentada de su hijo José, él creyó que una mala bestia lo había despedazado, perdió la esperanza de recuperarlo y su alma se llenó de profundo dolor.

Desesperanzarse, lo sumergió en un pozo insondable de sufrimiento, que le duraría toda la vida. Lo único que pudo traer libertad a su alma fue renovar la fe, por medio de conocer la verdad.

Enterarse de que su hijo José vivía, le devolvió el aliento. Su espíritu revivió, y gritó: “¡Basta ya, mi hijo vive, y voy a verlo de nuevo!”. La esperanza que brotó en su corazón, hizo revivir su fe, y le dio consuelo.

Es lo mismo que sucederá en tu corazón cuando entiendas que en Cristo Jesús está el poder de la resurrección y la vida. Tu alma gritará también: “¡Basta ya del dolor!” Porque la esperanza de ver nuevamente a tu ser querido refrigerará tu alma, y dará vigor a tus huesos.

La fe de volver a encontrar a esa persona amada en la eternidad, con Cristo, te traerá consuelo, paz y una renovada expectativa de gloria.

Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en Él… por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.” 1 Tes. 4: 14,18.


Suscríebete a nuestro canal de YouTube:



NotiCristo es una Fundación sin fines de lucro dedicada al cuidado espiritual de la comunidad, tu donación nos permite llegar a más personas...


Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating

AYÚDANOS A PREDICAR

Tu donativo se usará para mantener programas evangelísticos

y el costo operativo de todos nuestros medios de comunicación.

¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito:

¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas! (Romanos 10:14-15)

Recibe nuestros artículos en tu email

Es totalmente gratis, sin spam, y lo seguirá siendo...

Gracias por tu suscripción

FIVERR.jpg
bottom of page