top of page

Es una promesa garantizada


Serie: Prosperidad


#1. Es una promesa garantizada


En el desierto, Dios enseñó a Moisés sus leyes y estatutos, y le aseguró a su pueblo, que si andaban en sus decretos, respetando sus mandamientos, la prosperidad sería el común denominador de sus vidas.


Para asegurar el bienestar de su pueblo, Dios se comprometió a proveer las condiciones correctas: Daría la lluvia a tiempo, la tierra rendiría sus productos, y los arboles del campo darían su fruto. Estaba garantizado el sustento de pan, y el bienestar del sueño reposado.


Dios les dijo: "Porque yo me volveré a vosotros, y os haré crecer, y os multiplicaré, y afirmaré mi pacto con vosotros. Y pondré mi morada en medio de vosotros... y andaré entre vosotros, y yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo" Lev. 26:9,11-12.


La bendición mayor, era la promesa de ser su Dios, morar entre ellos, acompañarlos, y tomarlos como su pueblo escogido. Eso traería como consecuencia una especial bonanza en todos sus asuntos.


El crecimiento y la multiplicación abundante, eran el resultado del respaldo divino. Solamente la idolatría y la desobediencia podían dejar inoperante esta promesa.


En el Nuevo Pacto, este asunto no es muy diferente. Jesús ha prometido ser la fuente de todo nuestro bienestar, y solo Él puede proveer las condiciones correctas. Morar dentro de nosotros nos asegura su compañía, y junto con ella todo el bienestar que Él puede dar.


Dios, como Padre Eterno, nos ha adoptado como a hijos amados, y nos ha hecho miembros de la familia de Dios (Jn. 1:12. Ef. 2:19). Eso significa que nos ha dado derechos legales. Tenemos legalidad para recibir la herencia, y acceso garantizado a su respaldo y prosperidad.

Pero en el Reino de Dios, los derechos de su justicia se reciben por fe. Pablo dijo: “Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá.” (Romanos 1:17).


La garantía de su promesa descansa entonces en la fe que Dios nos ha dado. Fe para confiar en Cristo como nuestra fuente de provisión, y como el garante de nuestra abundancia y prosperidad.


Pr. Manuel Domínguez

Serie: Prosperidad.

Dpto. de Redacción NotiCristo


Dpto. de Diseño: Marco Gentile

@REDACTRÓNICA en Telegram e Instagram


Comparte este contenido y déjanos un comentario, valoramos tu opinión...

Kommentare

Mit 0 von 5 Sternen bewertet.
Noch keine Ratings

Rating hinzufügen

AYÚDANOS A PREDICAR

Tu donativo se usará para mantener programas evangelísticos

y el costo operativo de todos nuestros medios de comunicación.

¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito:

¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas! (Romanos 10:14-15)

Recibe nuestros artículos en tu email

Es totalmente gratis, sin spam, y lo seguirá siendo...

Gracias por tu suscripción

FIVERR.jpg
bottom of page