top of page

Hazle un halago


Serie: Conquístala de nuevo en 5 días


Día 1: Hazle un halago


Una pareja nos invitó a su casa una mañana, con la esperanza de encontrar un consejo para su atribulada relación matrimonial. Él afirmaba amar a su mujer más que a nada en el mundo, pero por mucho que trataba de demostrárselo, ella no se sentía amada, y le martirizaba constantemente afirmando: “Yo creo que tú no me amas”.


Nos sentamos con ellos en la pequeña sala del hogar, y después de escuchar por horas las diferentes muestras de amor de aquel sufrido esposo, le preguntamos a ella: “¿Por qué crees que él no te ama, si te ha demostrado su afecto todos estos años?”. Ella bajó la mirada apenada, y respondió con total sinceridad: “¡Es que nunca me lo dice!”.


Quizá eres de la gente que nunca expresa verbalmente el amor que siente por su pareja, simplemente porque piensas: “Las palabras se las lleva el viento”, y prefieras demostrar con hechos, que tu amor es verdadero.


Pero es posible también que el corazón de tu relación esté viviendo el sequedal de un terreno que hace tiempo no recibe lluvia, porque no has entendido que muchas veces el viento puede tomar la nube de tus palabras y llevarlas a regar con su lluvia fresca, la tierra árida del corazón del ser que amas.


Los problemas relacionales muchas veces se reducen a una expresión: “Falla en la comunicación”. Y nunca esto es más cierto, que cuando uno de los dos en la pareja, necesita escuchar de su conyugue, expresiones afectivas que le afirmen su amor.


“Te amo”, “Te extraño”, “Me gustas”, “Qué linda estás” son expresiones muy ricas para alimentar un corazón cuyo lenguaje de amor, sean las palabras de afirmación. Decirle por qué la amas, qué te gusta de ella, y lo mucho que significa esa persona para ti, le hará entender de mejor manera la autenticidad de tu amor.


El reto de hoy, será descubrir el efecto que tus palabras tienen sobre el corazón de tu cónyuge. Reflexiona en las razones que tienes para amarla, y toma un momento especial durante el día para tomar sus manos, mirar sus ojos y expresarle con seriedad la grandeza de tu amor.

No hay voz más hermosa para quien ama, que la que sale de los labios de la persona amada. Por eso los amantes del cantar expresaron: “¡La voz de mi amado! He aquí él viene… Mi amado habló, y me dijo: Levántate, oh amiga mía, hermosa mía, y ven… Paloma mía, que estás en los agujeros de la peña, en lo escondido de escarpados parajes, Muéstrame tu rostro, hazme oír tu voz; Porque dulce es la voz tuya, y hermoso tu aspecto.” Cantares 2:8, 10, 14.


Libna y David Parra

Serie: Conquístala de nuevo en 5 días

Dpto. de Redacción NotiCristo


Dpto. de Diseño: Marco Gentile

@Redactronica en Facebook e Instagram


Reacciona y déjanos un comentario, valoramos tu opinión.

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating

AYÚDANOS A PREDICAR

Tu donativo se usará para mantener programas evangelísticos

y el costo operativo de todos nuestros medios de comunicación.

¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito:

¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas! (Romanos 10:14-15)

Recibe nuestros artículos en tu email

Es totalmente gratis, sin spam, y lo seguirá siendo...

Gracias por tu suscripción

FIVERR.jpg
bottom of page