top of page

Invítale a una cita


Serie: Conquístala de nuevo en 5 días


Día 5: Invítale a una cita


María Luisa suspiraba al recordar los días en que salía con Javier. Cuando eran novios, cada fin de semana era un tiempo especial, porque sabía que Javier la invitaría a una cita. Estar juntos era algo especial.


A veces Javier la llevaba a cenar, otras veces la invitaba al cine, pero los momentos que María Luisa más disfrutaba, eran aquellos en los que simplemente Javier estacionaba su camioneta en un paraje en las afueras de la ciudad, y se tumbaban a mirar la puesta de sol, sin nada que los interrumpiera.


Eran momentos lindos. María Luisa recordaba las conversaciones profundas que tenían, los planes que hacían, los sueños que se revelaban el uno al otro. Javier siempre fue de pocas palabras, pero escuchaba con tanta atención los pormenores de cada comentario, que María Luisa no podía dejar de sentirse la mujer más importante del mundo.

Pero con el paso del tiempo, la llegada de los hijos, y el ajetreo de cada día, ya no había salidas, ni citas entre ellos. Las semanas transcurrían entre el trabajo en el día, y las noches frente al televisor. Y cuando María Luisa procuraba una conversación, sólo obtenía monosílabos como respuesta de su esposo Javier, que atendía más a las noticias que a ella.


-He llegado a pensar que Javier ya no me ama- nos dijo afligida María Luisa- Ya no salimos, no conversamos, ¡Ya no me habla!


Ella estaba sedienta de amor. Su tanque emocional estaba vacío. Porque en su relación la comunicación no estaba fluyendo, pues hacía rato que no se hablaba su lenguaje del amor: Tiempo de calidad.


Hay ocasiones en las que la pareja no pide lujos, ni regalos, sino solamente un tiempo que sea solo para ambos. Donde puedan conversar, sentirse escuchados, que la atención de su cónyuge solo se centre en ellos, aunque sea por esos momentos.

No necesita ser una cita muy elaborada, ni en un lugar popular. No tiene que ser una visita al cine, ni a algún evento de etiqueta. Solo necesitan ser salidas donde puedan hacer juntos las cosas que tengan que ver con los intereses de ambos.


Puede ser salir a dar un paseo al parque cercano; invitarla a comer en un lugar reservado, llevarla a los lugares icónicos donde se conocieron, disfrutar una puesta de sol, o simplemente acompañarla en las actividades de la casa, mientras escuchas lo que tiene que decir, mirándola tiernamente y haciéndola sentir importante.


Cuando concierte con ella esa cita, deje que hable y solo preste atención a sus palabras. Evite enfocarse en otra cosa durante ese momento. Escuche el corazón de ella más que las palabras. Tome en cuenta el lenguaje corporal y los detalles en sus gestos.

No interrumpa sus discursos, solo mantenga el contacto visual. Si el lenguaje de amor de su conyuge es que disfruten juntos tiempos de calidad, entonces concédaselo completamente. No acepte como excusa que no tienen tiempo para una cita. Recuerde que la Biblia dice: “Porque para todo lo que quisieres hay tiempo y juicio…” (Eclesiastés 8:6 RVR1960).


Libna y David Parra

Serie: Conquístala de nuevo en 5 días

Dpto. de Redacción NotiCristo


Dpto. de Diseño: Marco Gentile

@Redactronica en Facebook e Instagram

Reacciona y déjanos un comentario, valoramos tu opinión.

Kommentare

Mit 0 von 5 Sternen bewertet.
Noch keine Ratings

Rating hinzufügen

AYÚDANOS A PREDICAR

Tu donativo se usará para mantener programas evangelísticos

y el costo operativo de todos nuestros medios de comunicación.

¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito:

¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas! (Romanos 10:14-15)

Recibe nuestros artículos en tu email

Es totalmente gratis, sin spam, y lo seguirá siendo...

Gracias por tu suscripción

FIVERR.jpg
bottom of page