top of page

Odres nuevos


Odres nuevos

Odres nuevos


Las estructuras rígidas se quiebran cuando enfrentan situaciones de impacto. Las flexibles, en cambio, se adaptan y prevalecen. Este es el mismo principio que enseñó Jesús con la parábola de los odres nuevos.


Cuando se vierte vino nuevo en odres viejos, se corre el riesgo de perder tanto el vino como el contenedor, porque los odres viejos, rígidos y estirados, no soportan la presión adicional que viene con el fermento del nuevo vino. Jesús dijo: “El vino nuevo en odres nuevos se ha de echar” (Mateo 9:16-17).

Esta comparación mostraba la incompatibilidad del sistema religioso judío, con los conceptos innovadores, pero eternos, del evangelio de Cristo. Hoy, la misma parábola, muestra una figura perfecta de los cambios que son necesarios en la manera de ser y de hacer iglesia. Necesitamos renovar los odres viejos en la iglesia, y eso quedó evidenciado por la pandemia. ¿Cómo podemos renovarnos?


1. Haciendo un cambio de enfoque: del templo a las personas


Por años la gente relacionó a la iglesia con el templo, y se daba mayor énfasis a las actividades en el local, que a lo que sucedía fuera de él. Cuando la pandemia nos sacó de los locales, muchos se rompieron y no supieron qué hacer. Pero otros entendieron que aún sin templo, no dejaban de ser iglesia.


2. Produciendo un cambio de énfasis: de las actividades a la gente


La forma de iglesia que mal aprendimos, nos enseñó a vivir de programas, de actividad en actividad: cultos, conferencias, campañas, congresos. Todo apuntando a conducir a la gente hacia adentro del local, pero dejando de lado lo que sucedía afuera, en la familia, en el trabajo, y en el resto de la sociedad.

Cuando la iglesia se redujo solo a tu familia, ¿no te sentías incómodo en las reuniones? ¿No extrañabas el pasar desapercibidos entre la multitud? Cuando te tocaba abrir la Biblia para enseñar a tu familia, ¿No te sentías extraño e incapaz? Y lo más intenso era que allí, en el seno del hogar, no había lugar para vivir un evangelio de apariencias. Porque la gente era real, eran los tuyos, y debías dar el ejemplo. Esos fueron días genuinos de crecimiento.


3. Generando cambios en la forma del culto, para producir verdadera adoración


De pronto ya no tenías instrumentos musicales, ni coros, en la iglesia, y te tocó convertirte en instrumento, y en adorador. Ya no se trataba de ir a consumir un producto de adoración musical, se trataba de adorar en espíritu y verdad. Y quizá no sonabas tan profesional, pero era genuina tu adoración.

(El artículo continúa después de nuestra publicidad)


El Suplantador - Marco Gentile

4. Cambios en la forma de cumplir la misión


Con todos los cambios de los últimos meses, Dios está obligándonos a replantear el evangelio. ¿Se trata sólo de bienestar personal o tiene un elemento sacrificial? ¿Se trata sólo de un mensaje que se predica o tiene que ver también con un modo de vida que se modela? ¿Se trata de invitar a la gente a la “iglesia” o de conducirlas a Ser iglesia?


5. Cambios en la concepción y preparación del liderazgo


La ausencia de los pastores, y del templo, en la vida de mucha gente, supuso una ruptura con la motivación para seguir a Dios. Porque iban al templo a ser motivados, a ser alimentados, y a ser cuidados. Pero fuera del local, era imperioso cuidar a otros, alimentar espiritualmente a los hijos, y obligarse a permanecer. Hubo odres que se rompieron aquí. Los que se renovaron, fueron los que perseveraron y se desarrollaron. Ellos representan hoy día, un nuevo caudal de líderes para sus renovadas iglesias.


Todos estos, no solo son cambios de forma, sino también de fondo. La mayor transformación se produce en razón al discernimiento y a obediencia. De nada sirve que aprendas todo el tiempo de la Biblia, si no puedes llevar las lecciones a cabo en tu propio contexto de vida. De nada sirve discutir de doctrina, si los paradigmas del mundo aun te dominan.

¿Quieres saber cómo asumir e incorporar estos cambios a tu vida? encuéntranos mañana, y descúbrelo en la próxima entrega de esta serie aquí: Devocionales


Odres nuevos

Pr. David Parra

Serie: Cambios para 2022

Capítulo 2: Odres Nuevos

Dpto. de Redacción NotiCristo Dpto. de Diseño: Jennifer Pérez

@favifer7 en instagram



Lee más contenidos como este aquí:



NotiCristo es una Fundación sin fines de lucro dedicada a enseñar y difundir los valores de la Fe Cristiana. Si quieres ayúdanos con esta hermosa tarea puedes hacer una ofrenda para los gastos operativos de la fundación...


Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating

AYÚDANOS A PREDICAR

Tu donativo se usará para mantener programas evangelísticos

y el costo operativo de todos nuestros medios de comunicación.

¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito:

¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas! (Romanos 10:14-15)

Recibe nuestros artículos en tu email

Es totalmente gratis, sin spam, y lo seguirá siendo...

Gracias por tu suscripción

FIVERR.jpg
bottom of page