top of page

Promesa de fortaleza


Serie: Promesas de Dios


#3. Promesas de fortaleza


La vida moderna es agotadora. Hay días en los que sencillamente no podemos más, estamos agobiados, agotados, cansados. Entre el trabajo, el tráfico, los hijos (para los que son papás), la incertidumbre de la vida, las cuentas por pagar o cobrar y los problemas cotidianos, nuestras mentes y cuerpos llegan a un estado de extenuación en el que necesitamos renovarnos.


Cada país tiene dinámicas diferentes de vida según sus costumbres, cultura y tradiciones, pero si hay algo que todos los seres humanos tenemos en común, es que en algún momento de nuestras vidas es imprescindible detenernos y descansar para poder continuar.


Dios conoce ésta necesidad y nos regala una promesa: los que confiamos en Él renovaremos nuestras fuerzas. La Biblia dice: “Pero los que confían en el Señor renovarán sus fuerzas; volarán como las águilas: correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán." Isaías 40:31 (NVI)


Esta promesa no significa que caminaremos sin problemas, dificultades o cansancio, por la vida, pero establece que a pesar de cualquiera de estas circunstancias contrarias, podemos confiar en que seremos renovados para seguir avanzando hacia la consecución de nuestros objetivos y metas, siguiendo el plan de Dios para nuestras vidas.

Es necesario ser intencionales, hacer una pausa, descansar y renovarnos para poder continuar. Su promesa es renovar nuestras fuerzas para que volemos, corramos y caminemos sin fatigarnos. Recuerda, ¡Dios siempre cumple sus promesas!


Beverly Guevara

Dpto. de Redacción NotiCristo

Serie: Promesas de Dios


Dpto. de Diseño: Marco Gentile

@REDACTRÓNICA en Telegram e Instagram


Comparte este contenido y déjanos un comentario, valoramos tu opinión...

Comentários

Avaliado com 0 de 5 estrelas.
Ainda sem avaliações

Adicione uma avaliação

AYÚDANOS A PREDICAR

Tu donativo se usará para mantener programas evangelísticos

y el costo operativo de todos nuestros medios de comunicación.

¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito:

¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas! (Romanos 10:14-15)

Recibe nuestros artículos en tu email

Es totalmente gratis, sin spam, y lo seguirá siendo...

Gracias por tu suscripción

FIVERR.jpg
bottom of page