top of page

Puertas en llamas


Serie: Puertas


#1: Puertas en llamas


"Ellos me dijeron: «Los judíos que sobrevivieron al cautiverio están en graves dificultades. Las murallas de Jerusalén continúan derribadas y sus puertas consumidas por el fuego».”

Nehemías 1:3 PDT


Las puertas están diseñadas para entrar y salir. Representan el medio de conexión entre el mundo exterior y el interior; la vía de acceso a nuevas oportunidades, y la salida a situaciones desesperadas. Aquel día Nehemías abrió los ojos a una realidad fulminante: Las murallas de protección de su ciudad, continuaban derribadas y sus puertas consumidas por el fuego.


Cuando arden las puertas, nuestro mundo interior recibe daños del exterior, mueren los sueños, languidece la esperanza, el futuro se quiebra a nuestros pies, y nuestras vidas, familias y ciudades entran en dificultades.

Es posible que las circunstancias de la vida: situación país, crisis económica, una ruptura matrimonial o cualquier otra experiencia negativa, haya 'quemado' tus puertas, y afectado gravemente tus emociones y tu manera de relacionarte con otros.


Cuando eso pasa, te sientes desprotegido y vulnerable, cualquiera puede entrar y herir, robar y causar daño con facilidad, porque no hay defensas ni puertas que lo detengan. Cuando Nehemías entendió la vergonzosa vulnerabilidad de su ciudad, se sentó, lloró e hizo duelo. Pero luego se levantó, ayunó, oró y trazó un plan de reconstrucción.


Cuando las puertas han sido quemadas, un pasado ha muerto, y eso amerita un duelo intenso. Puedes llorar, desahogarte y dejar fluir todo el dolor, temor y angustias contenidos dentro de ti. Vivir tu duelo te ayudará a cerrar con los ciclos del pasado, y te ayudará a entender que muerto el pasado, no queda sino el presente para construir un nuevo futuro. Pero después del duelo, necesitas levantarte, ayunar y orar.

La oración tiene la virtud de apagar el dolor por las puertas quemadas, y mostrarte por la fe que Dios tiene un futuro y una esperanza. Ayunar y orar, será la manifestación externa de tu rendición interna, en aceptación consciente de no poder cambiar lo sucedido. Pero también la demostración evidente de la renovación de tus fuerzas, y de una confianza firme, en el poder restaurador del Señor en el que confías. La oración renovará tu visión, y te ayudará a trazar un plan, para reedificar tus puertas.


Libna Villegas de Parra

Serie: Puertas

Dpto. de Redacción NotiCristo


Dpto. de Diseño: Marco Gentile

@REDACTRONICA en redes sociales



Comparte este contenido y déjanos tu comentario, valoramos tu opinión...

댓글

별점 5점 중 0점을 주었습니다.
등록된 평점 없음

평점 추가

AYÚDANOS A PREDICAR

Tu donativo se usará para mantener programas evangelísticos

y el costo operativo de todos nuestros medios de comunicación.

¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito:

¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas! (Romanos 10:14-15)

Recibe nuestros artículos en tu email

Es totalmente gratis, sin spam, y lo seguirá siendo...

Gracias por tu suscripción

FIVERR.jpg
bottom of page