top of page

Revaloriza


Serie: Cómo fabricar amigos


5. Revaloriza

Con cada acción procura que todos ganen.


¿Te has preguntado alguna vez, cuál es la razón por la que nos gusta pasar tiempo con algunas personas, mientras que a otras, preferimos evitarlas? Sí. Tiene que ver con el nivel de disfrute que conseguimos. Pero, ¿Por qué disfrutamos más algunas relaciones que otras?


Me encanta pasar tiempo con mi esposa. Disfruto su compañía. Amo cada momento de calidad que compartimos. Nuestras largas y profundas conversaciones acerca de las cosas que nos gustan, las charlas interminables respecto a los planes que tenemos y los sueños por alcanzar.


Me gusta trabajar con ella en los mismos proyectos. Compartirle mis ideas. Bromear juntos. Reír a causa de nuestras propias tonterías. Y aunque pueda sonar egoísta, lo que me gusta de nuestra relación es que constantemente ella me hace sentir que soy un ganador.


Ella me expresa su admiración. Me alienta a desarrollar mis talentos y habilidades. Habla bien de mí ante los demás. Es mi principal promotora. Fomenta respeto por mí ante mis hijos. Promueve mi honra con los discípulos.


Creo que la razón por la que nos gusta pasar tiempo con algunas personas más que con otras, es porque precisamente esas personas nos hacen sentir que valemos. Estar con ellos, nos revaloriza.


Pero nosotros también podemos convertirnos en gente que añade valor a los demás. Y quiero compartirte al menos dos maneras que parten de las enseñanzas de la Biblia, la Palabra bendita de Dios:


1. Revaloriza con tu ayuda.


Puedes contribuir al sentimiento de valía de una persona, cuando le ofreces tu mano en ayuda. Cuando le apoyas en medio de sus dificultades. Cuando lo alientas en medio del fracaso. Pero lo más significativo de todo es que cuando ofreces tu asistencia, no solo das, sino que también recibes.


La Biblia dice: “Ayúdense unos a otros a llevar sus cargas, y así cumplirán la ley de Cristo.” (Gálatas 6:2 NVI). Ayudar a otros genera un sentimiento tan profundo de bienestar que nos hace preguntarnos ¿Quién es el más beneficiado, el que da o el que recibe? Como la ley de Cristo es integral, se ocupa tanto del que toma como del que proporciona.


Según Jhon Maxwell, hay tres tipos de personas, los aprovechados que solo se preocupan de lo que pueden conseguir y nunca quedan satisfechos; los que ven las relaciones como un intercambio de negocios, y a veces dan, pero sólo para pagar por algo que han recibido; y los que creen que el éxito viene como resultado de brindar ayuda, interesarse en los demás y ser constructivos.


No es difícil darse cuenta que son estos últimos los que califican como gente agradable con la que otros más disfrutan estar. Ellos son los que agregan valor. Los que hacen sentir ganadores a los demás. Los generosos, que siempre toman la iniciativa para dar.


2. Revaloriza siendo un inversionista


Ser un inversionista en las relaciones, implica aplicar el principio de sembrar cosas buenas en nuestra interacción con los demás. Cada vez que le sonríes a alguien, le das los buenos días, o lo tratas con respeto y consideración, estás invirtiendo en ellos.


Cuando elogias sinceramente a alguien más, y le haces sentir un ganador, estás invirtiendo en tu relación con esa persona. Pero también estás sembrando algo positivo en ellos cuando los corriges con amor. Cuando confrontas sus errores de un modo positivo. Y cuando les muestras un camino más excelente para continuar.


Para ser un inversionista que revaloriza a los demás, debes pensar primero en la gente, y después en la ganancia que puedes recibir. A fin de cuentas el sembrador tiene poco control en el desarrollo y progreso de su semilla. Él no puede controlar los factores que inciden en el crecimiento. Solo puede controlar la acción de sembrar. Lo demás entrará en el campo de lo que espera por fe.


Pablo aseveró: “El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará.” (2 Corintios 9:6). No puedes controlar el resultado de tu siembra, pero si la cantidad en que vas a sembrar. Lo bueno del caso es que mientras más semillas eches en tierra, más probabilidad de cosechar tendrás.

¡Conviértete en un sembrador generoso! ¡Revaloriza a los demás! Que cada acción de tu parte haga sentir a las personas de tu entorno que son absolutos ganadores.


Pr. David Parra

Serie: Cómo fabricar amigos.

Dpto. de Redacción NotiCristo


Dpto. de Diseño: Marco Gentile

@REDACTRONICA en Instagram y Facebook

תגובות

דירוג של 0 מתוך 5 כוכבים
אין עדיין דירוגים

הוספת דירוג

AYÚDANOS A PREDICAR

Tu donativo se usará para mantener programas evangelísticos

y el costo operativo de todos nuestros medios de comunicación.

¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito:

¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas! (Romanos 10:14-15)

Recibe nuestros artículos en tu email

Es totalmente gratis, sin spam, y lo seguirá siendo...

Gracias por tu suscripción

FIVERR.jpg
bottom of page