top of page

Valentía para enfrentar tus miedos


SERIE: “VALIENTE”


Capítulo 2: “Valentía para enfrentar tus miedos”.


¿Dónde nacen nuestros miedos? ¿Qué poder tienen sobre nosotros que aun sin verlos nos paralizan, nos hacen retroceder o simplemente desistir?

“Tuve miedo y me escondí…” Génesis 3:10


No podemos lidiar con lo que no reconocemos o negamos, y en este aspecto los miedos suelen ser esas sombras con las que no queremos caminar, pero que están a lo largo y en casi todo el recorrido de la vida…


Niños, jóvenes, adultos o ancianos, todos los tenemos, y se van haciendo más complejos a medida que pasan los años, y experimentamos dolores, angustias y decepciones.


Los miedos se alojan en nuestra mente, se esconden, porque los guardamos en rincones de difícil acceso, pero salen a la luz en situaciones de estrés, presión o incomodidad.


Por eso el día de hoy, ha llegado la hora de ponerles nombres:


Miedo a fallar, a no poder, a la soledad. Miedo a enfermar, a perder el trabajo, a fracasar en una relación. Miedo a la muerte, a vivir, a crecer. Miedo al cambio... y podríamos seguir interminablemente, porque la centralidad de nuestros miedos no son su tamaño o naturaleza, sino lo que éstos representan para nosotros.

¿Sabías que muchos de nuestros miedos ni siquiera nacen de un pensamiento propio? sino que fueron introyectados desde muy pequeños cuando nos decían: “come toda la comida sino te vas a enfermar”, “no saltes así que te vas a caer”, “sino te portas bien va a venir el cuco”, “si eres tan exigente te vas a quedar solo” ... Y tantas otras que al momento de leer esta nota vendrán a tu memoria, porque las escuchaste o las dijiste.


Ahora bien, ¿qué hacemos con los miedos que nos asedian?


En primer lugar, dejar de negarlos. Todo ser humano los tiene, de hecho, es una emoción biológica y automática que no podemos evitar, así que no pierdas tiempo en esconderlos o disfrazarlos de prevención, o de cualquier otra actitud de prudencia.


En segundo lugar, ponlo en perspectiva real y pregúntate: ¿Este miedo está basado en altas probabilidades de que suceda lo que temo, o en pronósticos de noticieros sensacionalistas, comentarios de segundos que intentan desparramar su negatividad, o realmente estoy destinado a que suceda?


Para contestar esta interrogante usaré el libro de Job 3:25: Lo que más temía, me sobrevino; lo que más me asustaba, me sucedió.


Si quieres dar el primer paso para superarlos, habla con alguien que esté preparado para asesorarte o una persona sabia a la cual puedas manifestarle tus miedos.


Cuando no puedes hablar de alguna cosa, te cosificas como esclavo de aquello que callas.


Quítale el poder al temor. Practica la humildad y reconoce que hay cosas de las cuales no tienes el control. La decisión de hacerte vulnerable para recibir ayuda y contención será el paso determinante en tu curación.


En Juan 20:19 se lee: “En la noche de ese mismo domingo, los discípulos se reunieron en una casa. Las puertas de la casa estaban bien cerradas, porque los discípulos tenían miedo, y Jesús les dijo. Paz a vosotros”.


Por último, analiza este versículo de la biblia: “Sino que el amor perfecto echa fuera el temor. El que teme espera el castigo, así que no ha sido perfeccionado en el amor.” Juan 4:18


¿Estás viendo esta amorosa invitación de parte de Dios a ser libre de tus temores? Muchos de ellos podrían estar basados en algún tipo de culpa o en no aceptar el gran e inmerecido regalo de Dios, que es su salvación y su gracia por la cual no necesitamos hacer nada más que recibirla.


Si quieres conocer otro aspecto de la valentía, no te pierdas el capítulo de mañana:


Pamela Amador

Profesional del Counseling (Consejería psicológica)

Buenos Aires, Argentina.

DPTO. DE REDACCIÓN NOTICRISTO


Diseño: @REDACTRONICA en Facebook e Instagram

Comentarios

Obtuvo 0 de 5 estrellas.
Aún no hay calificaciones

Agrega una calificación

AYÚDANOS A PREDICAR

Tu donativo se usará para mantener programas evangelísticos

y el costo operativo de todos nuestros medios de comunicación.

¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito:

¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas! (Romanos 10:14-15)

Recibe nuestros artículos en tu email

Es totalmente gratis, sin spam, y lo seguirá siendo...

Gracias por tu suscripción

FIVERR.jpg
bottom of page