top of page

No sobrevivas... ¡Vive!


¿De qué manera estás llevando tu vida? Quizá desde un tiempo para acá te has sentido en piloto automático. Te levantas, te alistas, trabajas y duermes, y al día siguiente estás repitiendo la misma rutina una y otra vez.


Sin embargo, es importante recordar que hay algo mucho más allá de la rutina, hay un propósito eterno contigo que debes conocer, atesorar y empezar a vivir.


Existe una diferencia muy grande entre sobrevivir y vivir. Lo primero se fundamenta simplemente en cumplir con las responsabilidades que nos han depositado, es pasar los días sin ningún propósito, no hay visión, no hay sueños, no hay expectativa; y al contrario de esto, vivir, es disfrutar de los grandes y pequeños detalles, es esforzarse cada día por alcanzar nuevas metas, es reír, es apreciar y reconocer todo lo bueno que Dios nos ha dado: la familia, el trabajo, los amigos y todas aquellas cosas que a veces damos por asegurado.


¡El propósito de Dios para ti es que vivas! incluso la biblia nos lo afirma en Juan 10:10 “Yo he Venido para que Tengan Vida, y la Tengan en abundancia”; y es que Jesús no quiere para ti una vida frustrada o estancada, él anhela que seas saciado, que tu vida sea plena y llena por el único que puede hacerlo, para que de esa manera puedas compartir a otros de eso que has recibido.


Tal vez en este momento te sientas identificado con lo que has leído, quizá te estás sintiendo frustrado y sin propósito, probablemente pienses que todos tus esfuerzos están siendo en vano, que fuiste destinado para trabajar, pagar deudas y nada más.


Pero hoy quiero recordarte que hay otra alternativa para ti; Dios vino a darte vida en abundancia, y cuando habla de abundancia no se refiere únicamente a temas económicos, se refiere a una vida plena, llena de paz y contentamiento.


Hoy quiero compartirte cuatro pasos sencillos que puedes aplicar en tu día a día y que te ayudarán a dejar de sobrevivir y empezar a vivir:


1. Se agradecido

Estoy segura hoy tienes por lo menos más de diez razones para dar gracias. Piénsalo por un momento; tienes familia, tienes salud, tienes vida, hoy pudiste disfrutar de un desayuno o una cena, y podemos enumerar muchas cosas más. Esfuérzate cada día por dar gracias a Dios por lo recibido, sé que cuando las circunstancias son difíciles cuesta hacerlo, sin embargo, quiero motivarte a que seas agradecido. Anótalo en tu celular o en una agenda, porque está comprobado que cuando haces esto liberas endorfinas que combaten el estrés, empiezas a sentirte pleno y satisfecho, además, la gratitud amplía la visión, anhelas más y cada día vas encontrando nuevos motivos para dar gracias.


2. Sé generoso

La biblia nos enseña que hay más bendición en dar que en recibir (Hechos 20:35) Y es que cuando damos nuestros recursos o nuestro tiempo empezamos a sentir plenitud y un sentido de propósito; la generosidad brinda tranquilidad y satisfacción, además, nos abre puertas y cambia nuestra perspectiva.


3. Cambia la perspectiva

Deja de enfocarte en los problemas, en las palabras que te hirieron, en las limitantes que tal vez existan en esta temporada de tu vida. Es momento de que empieces a enfocarte en lo bueno del presente y en lo que está por venir.


Él señor promete estar con nosotros hoy y siempre, entonces, ¿por qué estás tan angustiado?, ¿por qué llevas una vida de temor y frustración? Recuerda la promesa de Dios “porque yo sé los planes que tengo para vosotros» —declara el Señor— «planes de bienestar y no de calamidad, para daros un futuro y una esperanza Jeremías 29: 11 LBLA. ¡Hay un futuro y una esperanza para ti! Así que medita en eso todos los días, deja ya la queja, el temor, la frustración, pon tu mirada en las oportunidades que tienes hoy y aprecia el futuro brillante que está por venir.


4. Busca tu propósito

¡Esto es muy importante! Si quieres vivir debes tener una misión y una visión, porque ese el combustible para tus días. Sí aún no conoces cuál es ese propósito no te angusties, puedes encontrarlo ¿y en dónde encontrarlo? En el que lo conoce perfectamente.


Dios no te trajo a esta tierra sin ningún plan, él tenía y tiene algo en mente para ti, así que búscalo todos los días, él es el único que puede darte ese propósito por el cual fuiste creado. En su palabra encuentras las respuestas para tu vida.


Estos pasos tal vez parezcan sencillos, pero estoy segura que marcarán la diferencia en tus días. Y quiero recordarte nuevamente que puedes salir de ese lugar de estancamiento.


No te limites a sobrevivir, no vayas por ahí en modo automático y sin propósito. Vive, disfruta lo que haces, se consciente de lo que tienes, agradece, haz lo que te apasiona y no olvides hacer cada día algo que te acerque más a los sueños que Dios tiene para tu vida.


Autor: María Fernanda Quintero

Diseño: Redactrónica

Video: Jaifran Villegas


Si quieres suscribirte a nuestro canal de YouTube, visítanos Aquí




NotiCristo es una Fundación sin fines de lucro dedicada al cuidado espiritual de la comunidad, tu donación nos permite llegar a más personas...





Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating

AYÚDANOS A PREDICAR

Tu donativo se usará para mantener programas evangelísticos

y el costo operativo de todos nuestros medios de comunicación.

¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito:

¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas! (Romanos 10:14-15)

Recibe nuestros artículos en tu email

Es totalmente gratis, sin spam, y lo seguirá siendo...

Gracias por tu suscripción

FIVERR.jpg
bottom of page