top of page

Proyectados hacia adelante



Las agujas del reloj siempre giran hacia adelante. Ese instrumento fue hecho para marcar el tiempo, segundo a segundo las manecillas avanzan, y no vuelven nunca más hacia atrás, indicándonos de esta forma que nuestra mirada debe estar puesta hacia adelante, olvidando siempre lo que queda atrás.


En la escritura de Nahum, una profecía contra Nínive, el profeta advirtió a esta nación lo siguiente: “Subió destruidor contra ti; guarda la fortaleza, vigila el camino, cíñete los lomos, refuerza mucho tu poder. Porque Jehová restaurará la gloria de Jacob como la gloria de Israel; porque saqueadores los saquearon, y estropearon sus mugrones.” Nahúm 2:1 - 2 RVR1960


Nínive era una nación cruel y sanguinaria a la que le llegó el momento de pagar su factura. Pero Dios mismo le instruye sobre lo que debía hacer. Como ésta nación siempre iba hacia adelante, Dios le dice prepárate, no te detengas porque voy contra ti.


¡Qué ironía la de Dios! Ni siquiera de sus adversarios acepta un retroceso. Él tenía proyectado bendecir a Israel, por lo tanto iba enfrentar a Nínive con el mismo grado de sufrimiento que ella le imprimía a sus presas, la trataría como al depredador que ella era con las demás naciones.


Pero en la advertencia que Dios le da a esta determinada nación, encontramos una palabra que nos hace conscientes de una verdad: Las cosas casi nunca son fáciles, siempre habrá oposición; y en función de esto, hay cuatro acciones que debemos ejecutar para ir siempre hacia adelante.


Primero, las cosas casi nunca son fáciles, porque hay un enemigo que a ti también te quiere destruir y que está empeñado en hacer que las cosas sean más difíciles. Por eso, para no perder el enfoque de lo que tienes proyectado para este 2022, debes tomar en cuenta las acciones con las que Dios advierte a la nación de Nínive.


Para mantener una proyección hacia adelante, como las agujas del reloj, y llegar hasta el final con éxito, estas son las 4 acciones que debes procurar:


1. Guardar tus fortalezas.

Desde el punto de vista militar las fortalezas son los lugares que presentan defensa a una ciudad o nación, frente a cualquier ataque del enemigo. Una fortaleza es aquella área en tu vida que te hace fuerte ante cualquier situación.


La primera fortaleza que debes guardar es tu fe en el Señor. David dijo: “Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?” (Salmo 27:1). Si la fe en Dios es lo único que nos queda, tenemos todo lo que necesitamos. Porque Él es nuestra fortaleza suprema.


Otros baluartes a guardar, pueden ser tus habilidades, que te capacitan como instrumento de Dios para alcanzar tus objetivos. No las descuides ni desestimes.


2. Vigilar el camino.

El camino es un sendero que te conduce hacia tu destino, pero es también la senda por donde viene el enemigo a destruir. Debes estar vigilante, porque por el mismo camino de tu avance, vendrá el adversario para intentar sacarte del propósito divino.


Vigilar es orar y activar el discernimiento, para que tu confianza se mantenga firmemente aferrada a tu Dios, impidiéndote dejar flancos libres para los ataques mentales y emocionales con que el enemigo te atacará, para desviarte del camino de tus planes, metas y proyectos.


3. Cíñete los lomos.

Los lomos son el lugar de mayor potencia y fortaleza del cuerpo humano. También representa nuestra zona reproductiva. Aquí es donde están nuestras futuras generaciones.


Desde el punto de vista bíblico proteger los lomos es proteger la verdad y la justicia. Tu caminar en integridad, siendo fiel a la verdad de Dios, te garantiza el éxito en ésta batalla por alcanzar tus proyectos, y garantiza la posteridad de tu legado en las siguientes generaciones.


Lo que Dios te dijo es tu verdad. Así que protégela, acorázala confesando su cumplimiento, mantén tus lomos ceñidos con la verdad, y tu enfoque totalmente proyectado hacia adelante. Actúa por ti, pero también por el futuro de tus generaciones.


4. Refuerza mucho tu poder.

La palabra, la oración, la fe y la unción del Espíritu Santo son herramientas que impedirán a los dardos malignos de pensamientos adversos y sentimientos de desánimo prevalecer en ti. Esas armas te proveerán un revestimiento divino que te permitirá seguir adelante.


Tu poder se reforzará cuando reconozcas tu propia debilidad, y deposites toda tu confianza en la potencia infinita de tu Dios todopoderoso. Recuerda lo que Él le dijo a Pablo: “Bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en la debilidad”. (2 Corintios 12:9)


Por último, toma para ti la promesa que Dios le hizo a Israel:Porque Jehová restaurará la gloria de Jacob como la gloria de Israel”.

Esta es la palabra que te hará permanecer seguro de que llegarás a tu destino. Esa promesa es la garantía de que vas a ver cristalizado tu proyecto, porque no estás solo, tienes acompañamiento, el mismo que te dio la visión, te dará también la provisión.


Dios restaurará su gloria en ti también, y tú verás coronados los proyectos de este año que decidas poner en sus manos. “Pon en manos del SEÑOR todo lo que haces, para que tus planes se hagan realidad”. (Proverbios 16:3 PDT)


¡Adelante, cobra ánimo, no te detengas, El Señor está contigo!


Pr. Nelson Velazquez

Dpto. de Redacción NotiCristo


Dpto. de Diseño: Jennifer Pérez

@favifer7 en Instagram


Done a la Fundación NotiCristo a través de Givinway:


Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating

AYÚDANOS A PREDICAR

Tu donativo se usará para mantener programas evangelísticos

y el costo operativo de todos nuestros medios de comunicación.

¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito:

¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas! (Romanos 10:14-15)

Recibe nuestros artículos en tu email

Es totalmente gratis, sin spam, y lo seguirá siendo...

Gracias por tu suscripción

FIVERR.jpg
bottom of page